sábado, marzo 04, 2006

¿Por qué será que nunca me asombró el estilo Bachelet?

Insisto, nadie ha pensado ni seria ni profundamente el real significado y las implicancias del secretismo como eje del estilo Bachelet. Afortunadamente han pasado las suficientes ocasiones de su aplicación para trazar la recta que definirá no sólo el estilo de su Administración, sino también el de su éxito o, a estas alturas, fracaso anunciado.
Sí, tal como acabas de ver, estimado lector.
Para comenzar, el leit motiv, cristal con que miro o paradigma desde el cual analizo esta situación es la siguiente cita del Nuevo Testamento: no poner el vino nuevo en odres viejos ni el vino viejo en odres nuevos, porque los odres se romperán y el vino se desperdiciará.
Como lo decía en mi anterior crónica de una muerte anunciada, por así denominarla, decía que cada vez más parecía a una de esas reinas madres de antaño, como tuvieron los grandes imperios: China, Francia, Inglaterra, por nombrar tres casos conocidos. Michelle I está rodeada de sus cortesanos, cual abeja reina de sus zánganos y trabajadoras, literalmente. Entonces, para no revolver en demasía el gallinero, perdón, la ya revuelta colmena, la reina adopta el arte del secreto y la mediación, como táctica para alejar a quienes tratan de atraparla y encasillarla, sin saber que esa táctica la encarceló de por si. ¿Por qué?
Muy sencillo, como prometió un nuevo 'estilo' político, lo que empiece haciendo, deberá continuar haciéndolo, ya que de otra manera todos dirían que 'traicionó' su estilo, su promesa. Como habló tanto de ello, lo ha hecho lo mas importante de su Administración y, por ende, más costosa en términos de imagen y confianza ciudadana su abandono. Resulta que la democracia en Chile se acabó el 16 de enero. Sí, al día siguiente de la votación que empinó a la máxima magistratura a esta madre soltera, ella ya estaba decidiendo sola, sin diálogo ciudadano, como tanto predicó, menos con los partidos. Desde ese día ella comenzó a tomar sus decisiones sin consultar con nadie, la única opinión que nos toman es la de quien se sentará en sillón prescindencial y del parlamento. Al día siguiente, el ciudadano ya no tiene poder ni injerencia alguna en materias de Estado. Estos tipos se mandan solos y no hay como fiscalizarlos y, si uno se pone a decir algunas de sus fallas lo querellan por calumnias.
O al menos eso es lo que nos ha hecho creer por la tele, porque todo ese mito que ha tratado de tejer en torno a sí misma se ha derrumbado esta noche, al saberse la designación de subsecretarios e intendentes. Estas últimas designaciones han demostrado, a lo menos, una suavización de su postura 'independiente' con respecto a los partidos de la Concertación. Con lo cual los partidos, en especial la DC, han recuperado terreno dentro de La Moneda y ella lo ha concedido 'graciosamente', sabedora de que si presiona demasiado, ellos harán lo mismo en el Congreso. Las palabras airadas de varios PPD lo ha dejo bien en claro. Como decía, por la postura tomada, Michelle I se enfrenta tanto a la derecha, como a la propia Concertación.
Reitero lo de incompetencia de los subsecretarios nuevos, sobre todo la que dijo que no sabía lo que era un gimnasio. Pero ahora se pilló, sí está repitiendo el plato: como al subsecretario de RR.EE. En lo esencial es seria, , tal como decía antes, pero en el resto no. Blufea con su paridad de género y equilibrio macro partidario, en sectores donde da lo mismo que el encargado o encargada sea experto o incompetente, ya que no son sectores que NO importan. Es más, el máximo blufeo ha sido el equilibrio partidario, ya que tiene una clara preferencia DC, por sobre PPD, dejando ver el pago por los favores concedidos al más grande intrigante palaciego: Adolfo. Él sabiendo que su partido ha regalado electorado al PPD, decidió recobrarlo a la fuerza y ella, que sabe que su elección se debe a que él cuadró la DC, no le queda más que pagar los 'favores concedidos'. Por eso es que tienen cargos no muy buenos y en intendentes, tienen las peores regiones. En la metropolitana todos los intendentes se han quemado o les ha costado demasiado volver a la arena. Barrueto no será la excepción. Que haya sido Ricardo II el mejor posicionado en su gabinete, es humillar a Barrueto y al PPD: ¿Cuándo se ha visto que el Prescindente de un partido de la Concertación haya sido desplazado a una picante intendencia y no ministerio? La respuesta es muy simple: Nunca.
El trato ha comenzado a dar sus frutos, Adolfo apoya, a cambio de subsecretarías e intendencias, los desmadres secretistas de Michelle I. Total, a él lo beneficia.

Una última consideración sobre el secretismo de Michelle I.
El secreto anula la democracia, ya que no pregunta, literalmente prescinde del resto de los ciudadanos que ella misma dice representar. Entonces, para qué nos preguntan quién debe ser Prescindente. Eso es propio de una corte palaciega, donde el favor personal de cada uno es lo que más pesa, donde las intrigas son más importantes que el voto popular y las iniciativas privadas más que el interés público. Esto sella el 'giro Real' inaugurado por Lagos. Michelle ha sido su mejor discípula, al punto de superar al Maestro. Por eso es que en el último immpasse sobre el subsecretario de aviación, él ni siquiera se atrevió a meterse. El dedo acusador ha muerto, viva la vocería nerviosa y retórica de su hijo.
Concluyendo.
La democracia es un sistema perverso: como la Presidenta tiene que hacer que confíen en ella, tiene que agradar, aunque vaya en contra de lo que piensa, incluso, de lo que es necesario hacer, por la sencilla razón que debe agradar a un electorado completamente ignorante de las complejidades del mundo actual, al mismo tiempo que al 80% de la fuerzas económica que están en manos de los grandes inversores privados. Por eso que Michelle I carece de la fuerza necesaria para hacer cualquier cambio, que no sea darle más poder al Mercado. De otra forma no se explica que los empresarios estén tan felices. Es fácil darse cuenta que si el ministro de hacienda, Velasco, dice que el Mercado está bien, es que todos están de acuerdo en dejar las cosas como están. Si se piensa eso de partida, ¿que cambios van a querer hacerle a algo que ya está bien? Ninguno. Si es así, que todo esté bien como está, ¿para qué existe la política si el Mercado lo soluciona todo? ¿Para qué la elegimos? Claramente no es necesaria, al menos, para las grandes cosas, entonces, ¿para qué? Para mantener tranquilo al pueblo con su anestesiante sonrisa y la soporífera promesa de que todo va a ser mejor con ella. ¿Mejor para quien? Ésa es la pregunta que Lagos nos respondió: los grandes capitalistas, que aumentaron sus ganancias más que en todos los los otros gobiernos de la Concertación. Michelle I quiere romper ese record.
Pos Data: el hecho de que sea su vocero e que dio la noticia sólo corrobora mi tesis del reinado de Michelle I, ya que, como buena reina, ella no está disponible para todos los detalles, sino sólo lo protocolar. Es decir, nunca fue su 'estilo ciudadano' y 'cercano a la gente'. A penas pudo, se desmarcó. Si un "nuevo estilo de política" fue la máxima oferta que hizo al pueblo y, como hemos comprobado, apenas pudo demostró que no está ni ahí con él, ¿cómo será con lo más importante, con las transformaciones al 'Modelo'?

1 comentario:

www.fijate.cl dijo...

Impresionante Maestro.
Realmente tiene una daga muy potente.
Solamente cabe preguntarle un tema:
¿Qué sería de nostros si el E° estuviera en las manos del otro candidato?

Atte.
HSQO

 
Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.